House of Deputies

Recientemente he estado prestando atención a las conversaciones en línea del internet sobre la identidad y la estructura de la Iglesia Episcopal. Para citar el título del reciente libro de ensayos editado por Winnie Varghese y publicado por La Publicación de la Iglesia Inc., estamos hablando de lo Que Llegaremos a Ser. En estos días, un punto de debate es qué papel la Iglesia Episcopal debe tener en los debates sobre políticas federales sobre el tipo de cuestiones que el Consejo Ejecutivo y su Comité Permanente Conjunto sobre la defensa y redes de contacto emprendieron, al igual que la reforma de inmigración, control de armas y prioridades del presupuesto federal que afectan a los programas para las personas necesitadas.

Descubrir nuestra identidad como defensores del Evangelio nos obliga a dejar de lado, una vez más, nuestra vieja identidad establecida como la iglesia de poder y privilegio. Ya sea en el Congreso o en las grandes empresas, los que habitan en los pasillos del poder del mundo no están más obligados a escucharnos a nosotros -si es que alguna vez lo fueron. Pero eso no significa que debamos dejar de hablar. En el Evangelio de hoy la lectura (Mateo 5: 13-16) nos recuerda, que somos la sal de la tierra y la luz del mundo. Nosotros tenemos que hablar no porque somos poderosos en la cultura, sino porque somos cristianos llamados por Dios para levantar la voz para aquellos que no tienen voz.

La semana pasada, la Obispa Presidente y yo nos unimos alrededor de otros veinte episcopales en la Cumbre Mundial de la Iglesia para Servicio de Inmigración en Washington, DC. Alex Baumgarten y Katie Conway de la Oficina de Relaciones Gubernamentales de la Iglesia Episcopal (OGR) —parte de los Ministerios de Justicia y Defensa que ahora incluyen la Oficina de la Pobreza Doméstica, así como OGR—hicieron un trabajo de primer nivel organizando la presencia episcopal en el evento y programando reuniones para nosotros con los miembros del Congreso y su personal en el centro de este cierre dañino, disfuncional y anti-democrático. Lynette Wilson de Episcopal News Service escribió varias historias excelentes sobre la Cumbre de Inmigración y el mitin en el centro comercial de Washington, y se puede utilizar el hashtag de Twitter # immigrationsummit para informarse más. Gracias Alex, Katie y Lynette - ustedes hace un trabajo excelente en nombre de todos nosotros.

Mientras estábamos en DC, la obispa Katharine y yo asistimos a una reunión con el líder de la minoría Nancy Pelosi y otros seis miembros activos de la Cámara para trabajar por una reforma migratoria integral. Además de estar sorprendida por el hecho de que Nancy Pelosi se parece a mi madre, —no estoy bromeando — lo que me sorprendió después de esa reunión es como los políticos imploraron a los líderes de la iglesia para mantenerse activos en el debate sobre la inmigración y otros asuntos de política que requerirán el liderazgo moral de las personas de fe. Como dijo el líder Pelosi, "No agonizar, organizar", y ella estaba segura de que la organización y la promoción basada en la fe es un factor decisivo en la aprobación de leyes que respeten la dignidad y el valor de todos los ciudadanos de un país que se proclama a sí misma como la tierra de los libres y el hogar de los valientes. Y no se equivoquen, que hablar con la voz colectiva de la Iglesia Episcopal de la legislación aprobada por la Convención General, es de gran alcance y hace una diferencia significativa.

Es precisamente porque somos una iglesia posterior al establecimiento [post-establishment] que debemos hablar y defender los valores del Reino de Dios— aquí en el Consejo Ejecutivo, en la Convención General, en Washington DC y en todas partes que las vidas de la gente de Dios están en la cuerda floja. Nosotros no lo hacemos porque somos gente poderosa o porque una vez, un montón de presidentes y legisladores y consejeros delegados eran episcopales. Lo hacemos porque Jesús nos manda encender la luz de toda la casa, no para escondernos debajo de un almud. Hablamos no por lo que solíamos ser, pero porque Dios nos llama a ser, ahora y para siempre.

Gracias, como siempre, por su servicio a la Iglesia Episcopal y el trabajo que compartimos.

--Rda. Gay Clark Jennings Presidente de la Cámara de Diputados