House of Deputies

Estimados diputados y suplentes:

La presidente Jennings nombró el Comité de estudio sobre las Reglas de Orden de la Cámara de Diputados después de la 77ª. Convención General. Su objetivo al designar el comité era emprender una revisión y actualización completa de las Reglas de orden que rigen las actividades legislativas en la Cámara de Diputados. En el curso de nuestra labor, ella nos ha alentado a pensar creativamente en lo que respecta a los modos de perfeccionar el trabajo de la Cámara de Diputados.

Nuestro comité de estudio comenzó su labor reuniéndose con un comité paralelo de la Cámara de Obispos. Durante esta reunión, tuvimos un debate fructífero y compartimos algunas experiencias de nuestras respectivas cámaras, así como las oportunidades de perfeccionar nuestras Reglas de Orden Conjuntas.

En el curso de su labor, el comité de estudio de la Cámara de Diputados abordó su tarea con dos objetivos en mente. El primer objetivo era revisar la reglas de orden de una manera que las hiciera más claras, más fáciles de entender y que fuesen un mejor recurso para los diputados que se propongan localizar una regla en particular. El segundo objetivo era evaluar los medios de perfeccionar las reglas para facilitar el trabajo de la Cámara de Diputados (la Cámara) y de la Convención General.

Descargar el borrador de las Reglas de Orden

Revisiones de estilo

Para alcanzar el primer objetivo, nuestro comité de estudio adoptó la filosofía de un lenguaje sencillo. Revisamos el texto de manera que fuese claro y directo y adoptamos un formato de bosquejo que facilite la localización de las reglas claves. Modificamos palabras al objeto de sustituir términos oscuros y arcanos por palabras que describan exactamente las decisiones que se toman. Este enfoque facilitará la comprensión de las reglas de parte de los nuevos diputados y los alentará a participar en el proceso con mayor rapidez. En lugar de tratar de entender lo que está sucediendo, o la manera de operar o lo que significa una moción en particular, los diputados deben de ser capaces de captar rápidamente lo que está ocurriendo en el mismo momento en que tiene lugar.

Un buen ejemplo de cómo el lenguaje puede servir de barrera para la participación es la “Moción sobre la propuesta anterior”,  que también se conoce como “decisión de asunto” [Call the Question]. Esta moción termina el debate sobre cualquier resolución o moción en particular que esté sujeta a consideración y da lugar a una votación inmediata. Pero, fuera de su uso en un procedimiento parlamentario, la frase casi nunca se usa. Para un diputado que no participa regularmente en una sesión legislativa, esta es una de las muchas reglas que están escritas de una manera que dificulta su comprensión y sirve de barrera a la plena participación en el proceso legislativo. El deseo de evitar estas situaciones se refleja a lo largo de estas reglas revisadas.

Otro ejemplo es la decisión de “Cancelar” [discharge]. Hay una significativa ambigüedad en lo que significa la moción para cancelar y lo que se está llevando a cabo. Con frecuencia, la Cámara busca evitar que una resolución se siga debatiendo sin tener que votar a favor o en contra. En esencia, la Cámara no está tomando ninguna decisión sobre una resolución en particular y podría hacerlo por varias razones. Para aumentar la transparencia y claridad de lo que sucede, el comité propone que al acto de cancelar [o descargar] se le llame “no tomar ninguna medida” [Take no Action].

Revisiones sustantivas

Nuestro comité de estudio también buscó medios de perfeccionar la eficiencia de la Cámara. La Convención General trata en la actualidad con cientos de resoluciones en un breve período de tiempo, y ahora hay una creciente presión para reducir el número de días y la duración de la Convención General. Éramos conscientes de estas presiones económicas y temporales y de la petición de algunos de limitar o restringir el número de resoluciones. Sentíamos también que cualesquier mecanismos para mejorar la eficiencia no debía hacerse a costa de la posibilidad de que la idea de un diputado sea oída por un comité y considerada y debatida por la Cámara.

La belleza de la Convención General radica en que, en su esencia, permite que los diputados contribuyan a la discusión de una manera sustantiva. Si esa participación se restringe demasiado, estamos en peligro de cambiar la cultura y de limitar la posibilidad de las ideas a propagar.

Con estas tensiones en mente, estamos proponiendo cambios que deben mejorar el flujo del proceso legislativo, perfeccionar la experiencia del debate y permitir una discusión sustantiva sobre los temas importantes que la exigen. Lo que sigue son algunos de los cambios principales:

Revisar el papel del Despacho

En primer lugar, proponemos alterar el papel del Comité sobre el Despacho de Asuntos (o el Despacho). Actualmente, el calendario legislativo se establece de manera automática y casi exclusivamente en base en el momento en que el Despacho le presenta las resoluciones a la Cámara. Se reciben en ese orden, sin entrar a considerar cuál puede ser de más prioridad o exigir mayor consideración. Creímos que debía de haber una forma mejor y más eficiente de manejar el calendario legislativo, y buscamos revisar el papel del Despacho en este contexto.

Despacho es un comité singular porque es el único que tiene miembros que integran todos los otros comités legislativos y que observan el debate, el testimonio y la conversación que están teniendo lugar en todos los otros comités. Esto, en esencia, le proporciona a cada comité legislativo un defensor en cualesquiera discusiones respecto al calendario.

La propuesta de nuestro comité de estudio es darle a Despacho la capacidad de ser más deliberado en lo tocante al calendario legislativo. Proponemos que cada día de la Convención General, Despacho establezca el calendario legislativo para la jornada siguiente. A las resoluciones se les asignará un orden en el calendario para garantizar que aquellas resoluciones de alta prioridad puedan abordarse cuando se necesite. Luego de concluida la jornada legislativa, Despacho revisará el desarrollo de la labor de la Cámara y rehará el calendario para darle cabida a nuevas resoluciones que hayan salido de los comités legislativos.

Una vez que una resolución esté en el calendario, se mantiene ahí, garantizando que todo está programado para debate. El borrador del comité de estudio garantiza también que la Cámara siempre cuenta con un sistema de seguridad en el caso de que considere que una resolución debe presentarse ante el pleno más rápidamente.

La agenda de consentimiento

El segundo cambio de importancia es alentar a que los comités legislativos y los diputados hagan un mejor uso de la agenda de consentimiento. Esta es un instrumento que permite que múltiples textos legislativos sobre los cuales la Cámara de Diputados ha llegado a un consenso se adopten en una sola votación. Los comités legislativos analizan, revisan, proponen enmiendas y recomiendan la decisión que la Cámara toma respecto a las resoluciones. En la mayoría de las resoluciones, aunque no en todas, la Cámara acepta las recomendaciones de los comités legislativos.

En años anteriores, a los comités se les ha instado a usar la agenda de consentimiento para mejorar el flujo legislativo. A los comités se les ha pedido que incluyan legislaciones no controversiales en la agenda para que haya tiempo suficiente para considerar los asuntos que exigen deliberación y debate. Luego de revisar el uso de la agenda de consentimiento, creímos que era importante encontrar medios de estimular su uso.

Estamos proponiendo un pequeño cambio en el uso de la agenda de consentimiento. En esta propuesta, la recomendación de un comité legislativo sobre una resolución —incluidas todas las enmiendas— se pondría automáticamente en la agenda de consentimiento a menos que el comité legislativo decida lo contrario. Esto alentará a los comités legislativos a participar en una discusión sustantiva sobre si una resolución requiere o no un debate en el pleno de la Cámara.

El Comité de las Reglas de Orden también quería conservar los derechos de un proponente, o de cualesquiera tres diputados, de retirar un asunto de la agenda de consentimiento en cualquier momento antes de la votación final sobre la agenda. El Presidente [de la Cámara] o el de Despacho también puede retirar propuestas que crea exijan más debate o discusión. Esto proporciona una válvula de escape, de manera que, en el caso de que una resolución encuentre oposición o amerite un debate, la Cámara tendrá la oportunidad de considerarla.

Reglas de debate

Nuestro comité de estudio también procuró perfeccionar la experiencia del debate para los diputados de la Convención General. Según se desarrolla cada convención, surgen preocupaciones respecto a si los diputados dispondrán o no de suficiente tiempo para sostener una discusión sustantiva sobre las principales resoluciones. Creímos que era importante fomentar la discusión y la deliberación sobre las resoluciones, al tiempo que también le dábamos cabida a ciertos límites.

Con esto en mente, hemos propuesto los siguientes cambios en el debate:

  • Cada ponente se limitará a dos minutos. Este límite de tiempo ha llegado a ser la norma en las convenciones generales en tiempos recientes y la Cámara ha seguido adoptando este límite de tiempo.
  • Durante los primeros seis minutos de debate, ninguna enmienda será pertinente a menos que nadie desee hablar sobre la resolución. Esto brinda la oportunidad de que al menos tres ponentes aborden la sustancia de una resolución antes de que el debate pase a si la Cámara desea o no enmendar la resolución. Esto brindará espacio para que los diputados sopesen los méritos generales de la resolución.
  • Si tres ponentes se levantan para hablar de una misma parte del asunto y nadie se levanta para hablar de la otra parte o para enmendarlo, el presidente puede pedir que se someta a votación. Esto garantiza que los que apoyan una resolución tengan la oportunidad de ser oídos, al tiempo que garantiza que hay suficiente tiempo para considerar todas las resoluciones que la Cámara deba tomar en consideración.
  • Las mociones para terminar un debate (f/k/a propuesta anterior) se han limitado a un asunto específico. Esto elimina una frustración que se expresa comúnmente de que hay múltiples mociones pendientes y una persona presenta una moción para terminar el debate de todas las mociones a un tiempo. Con frecuencia, esto puede dar lugar a un frustración, puesto que los diputados pueden querer terminar el debate sobre una enmienda y regresar a la resolución. Cuando todos los temas del debate se interrumpen, los diputados manifiestan su frustración de no poder participar plenamente en el debate de una resolución. Hay un tiempo límite para el debate de cualquier resolución, lo cual garantiza que el debate no puede continuar indefinidamente.

Otros cambios

También hemos propuesto otros numerosos cambios de forma menos sustantiva, entre ellos:

  1. Actualizar la lista de mociones para que sirva tanto como lista de mociones que como descripción del propósito de las mociones.
  1. Esclarecer el proceso de elección y votación.
  1. Esclarecer qué opciones tiene un comité legislativo para desechar una resolución.
  1. Añadir cláusulas para describir el papel de un árbitro parlamentario y de un oficial de orden [sergeant-at-arms] en la labor de la Cámara.

Últimas ideas y próximos pasos

La Cámara de Diputados es un organismo democrático. Estas reglas son de ustedes. Si ustedes deciden adoptarlas en esta Convención General, las mismas orientarán y regirán nuestras deliberaciones. Servirán como un entendimiento común de cómo discerniremos el futuro de la Iglesia Episcopal. En este espíritu, el Comité de Estudio de las Reglas de Orden presenta esta propuesta para que ustedes la revisen y la comenten. Al hacer eso, esperamos que la reacción de ustedes nos brindará la oportunidad de perfeccionar y abordar vuestras preocupaciones antes de redactar la versión final.

Los invitamos a ofrecer sus comentarios, valiéndose de esta encuesta en la Red. Una vez que recibamos sus comentarios, nos reuniremos de nuevo y haremos algunos cambios finales a las reglas propuestas. El anteproyecto de las reglas se le remitirá entonces al Comité Legislativo sobre las Reglas de Orden de la Cámara de Diputados para las audiencias en la Convención General.

La labor emprendida por este comité de estudio ha sido intensa. Todos y cada uno de los miembros han sobrepasado lo requerido al contribuir a este trabajo, tanto en persona como en largas conferencias telefónicas. Sin su aporte, este borrador no estaría ante ustedes hoy y me siento agradecido por su ardua labor y su dedicación a esta tarea.

Hablo en nombre de todos nosotros cuando les digo que esperamos con entusiasmo todas sus reacciones y comentarios a estas reglas propuestas. A la espera de oír de ustedes.

Paz,

Bryan W. Krislock, abogado

Presidente del Comité de Estudio sobre las Reglas de Orden de la Cámara de Diputados

Miembros del Comité

Rdo. Canónigo Michael Barlowe

Rda. Gay Clark Jennings

Sally A. Johnson, abogada

Thomas A. Little, abogado

Hon. Byron Rushing

Rdo. Dr. James B. Simons